fbpx

La llama olímpica costarricense se volvió a apagar

La Selección Nacional Sub-23 quedó eliminada el día de ayer del preolímpico en Guadalajara, esto tras caer por una goleada de 3 por 0 ante México en Zapopán.

Esta derrota hace que nuestro país quede fuera de los Juegos Olímpicos por cuarta ocasión consecutiva, dando nuevamente una grisácea y penosa versión que nos hará ver Tokio 2021 por televisión (a nivel futbolístico).

Beijing, Londres, Río de Janeiro y Tokio, son cuatro ciudades que nuestras selecciones preolímpicas no llegaron a estar ni cerca de conocer, pues el sueño no llega a morir en semifinales ni siquiera, con solo decirles que este es el año que mas cerca estuvimos de los juegos olímpicos en las últimas cuatro ediciones.

Beijing 2008: El artífice de la primera tragedia fue el hoy entrenador del Cartaginés Hernán Medford, que en su defensa contaba con un equipo sumamente limitado, que no le permitió llevar a la selección a la capital de China.

Jugadores que hoy son unos completos desconocidos, con algunas promesas de la época como Alfonso Quesada o Pablo Herrera y otros que llegaron a tener carreras envidiables siendo legionarios, ejemplos como Kendall Waston, Celso Borges y Bryan Ruíz enfrentaron una triangular con Guatemala y Nicaragua en el Estadio Mateo Flores.

El combinado patrio empezó con una goleada monumental de 9 a 1 ante los pinoleros, sin embargo, una derrota de 2 por 1 ante Guatemala nos obligó a jugar un repechaje a doble partido contra Panamá para buscar el pase al preolímpico.

Tras ganar 0 por 1 en el Estadio Rod Carew, parecía que el duelo en San Juan de Tibás sería prácticamente de trámite, pero perdimos 0 por 1 como locales y caímos en penales ante una escuadra canalera dirigida por Alexandre Guimarães, por lo que ni siquiera llegamos al preolímpico.

Cabe resaltar que Bryan Ruiz no estuvo en ese repechaje por que el Gent de Bélgica no lo prestó, ya que el repechaje no era fecha FIFA.

Londres 2012: La historia fue prácticamente calcada cuatro años después, pero con Ronald González en el banquillo, sin embargo, esa vez llevábamos una ilusión, ya que el equipo era una mezcla de las generaciones de Egipto 2009 y Colombia 2011, ambas dirigidas por González.

Promesas de aquel momento como Diego Madrigal, Diego Estrada o Josué Martínez, sumado a jugadores de selección como Yeltsin Tejeda y Óscar Duarte parecían tener todas las armas necesarias para llevarnos a conocer la isla británica a mediados del 2012, pero primero había que hacer tres escalas.

De las tres escalas la primera fue en San Pedro Sula, para enfrentar un grupo con Nicaragua y con Honduras, al igual que cuatro años antes, goleamos a Nicaragua, 4 por 0 y el sueño intacto, pero empatamos con Honduras que le había metido cinco y nosotros de nuevo a repechaje con Panamá.

Panamá y un repechaje fue la segunda escala, perdimos en la capital canalera 2 a 1 y empatamos en la cancha del Morera Soto 1 por 1, por lo que ni siquiera tuvimos la oportunidad de llegar a la última escala, el preolímpico del 2012 en Estados Unidos.

Río 2016: Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que el camino a Río ha sido el más turbio de todos, mismo que fue iniciado por Paulo César Wanchope, pero por su celebérrima pelea en Panamá fue destituido de la mayor y de la sub-23, por lo que debió asumir al equipo Luis Fernando Fallas.

Esa primera fase de clasificación en Panamá fue desastrosa, empatamos los tres duelos y debimos ir nuevamente a un repechaje como en las dos ediciones anteriores, esta vez ante Guatemala, misma que superamos por la mínima, tras igualar a 0 como visitantes y triunfar acá 1 por 0.

Una vez superada la fase de repechaje nos fuimos a Carlson, California a disputar un preolímpico 12 años después del último, los rivales de grupo fueron México, Honduras y Haití.

Fallas convocó a lo mejor que tenía disponible pero sinceramente esa generación nunca ilusionó a nadie, esto por ser la generación que no clasificó a los mundiales sub-17 de 2011 y sub-17 de 2013, sumado a las copas mundiales sub-20 del 2013 y del 2015.

Futbolistas con carreras intermitentes en la MLS como Julio Cascante, Ulises Segura, Ronald Matarrita o Allan Cruz son lo único medianamente rescatable hoy en día de aquella generación, misma que se vino de Estados Unidos como última de su grupo, tras perder 4 a 0 con México, 2 por 0 con Honduras, e igualar a 1 con su similar de Haití.

Tokio 2021: Douglas Sequeira tomó las riendas de una selección que tenía un brillo de esperanza totalmente distinto a su predecesora, esto por tener como base aquella generación que dejó grandes sensaciones en Chile 2015 como sub-17 y en Corea 2017 como sub-20, clasificando a los 16 mejores en ambos certámenes.

Aparte de lo anterior, íbamos con una base de jugadores titulares en primera división y legionarios, tales como Fernán Faerron, Bernald Alfaro, Alonso Martínez, Randall Leal o Luis Díaz, por lo que parecía que teníamos con que llegar a la capital de Japón.

Todo el camino inició hace casi dos años en Guatemala, donde nos enfrentamos a los chapines en su casa y les ganamos 0 por 3, a los días nos confiamos y perdimos 0 por 2 en el Morera Soto, a pesar de ello las rentas nos permitieron clasificar al preolímpico.

Sumado a lo indicado previamente, existía ilusión por que este año el preolímpico sería en Guadalajara, algo que nos recordaba aquella selección 2004, última que pudo ser considerada selección olímpico.

Planteamientos timoratos, falta de ambición, desconocimiento del rival e incluso improvisaciones es lo que vimos en los dos partidos en Guadalajara que robaron una vez más el sueño olímpico, esto tras caer eliminados por perder 1 a 0 ante Estados Unidos y 3 por 0 contra México.

Los sueños olímpicos de toda una nación han vuelto a ser apagados, pero los mismos no han sido extinguidos en Guadalajara ni en Carlson, tampoco en la Cueva del Monstruo ni en la Catedral del Fútbol.

Las ilusiones olímpicas han sido secuestradas por las pésimas decisiones que se toman en San Rafael de Alajuela, en las oficinas de la Federación Costarricense de Fútbol, donde año a año, proceso por proceso y generación tras generación de todas las selecciones menores, se sigue fracasando y se sigue sin tomar las medidas para erradicar dichos fracasos.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*