fbpx

Maurizio Sarri llegó, vio y venció

(AFP) – Maurizio Sarri acalló a los escépticos al conquistar su primer título liguero en una carrera de treinta años y ampliar a nueve la racha de ‘Scudettos’ consecutivos de la Juventus, que sigue siendo intocable en Italia.

Una victoria por 2-0 este domingo ante la Sampdoria brindó el 36º título liguero a la ‘Juve’, en el primer año de Sarri como entrenador del emblemático conjunto bianconero.

Pero Sarri tiene muy clara una idea: el balance de la temporada no se realiza ahora, sino cuando termine en agosto la Liga de Campeones, que es el gran objetivo del equipo turinés.

El técnico de 61 años guió la pasada temporada al Chelsea al título en la Europa League y ahora intentará dar el gran salto al conquistar la Champions con la ‘Juve’.

«Llego rodeado de escepticismo», admitió Sarri al aterrizar en la Juventus para reemplazar a Massimiliano Allegri en junio de 2019. Sabía que su contratación generaba dudas en su país natal.

«La única manera de cambiar eso es ganar y convencer con espectáculo y logrando resultados», apuntó entonces.

Pero el ‘Sarriball’, el estilo de juego que le hizo célebre sobre todo dirigiendo al Nápoles, solo se ha visto en ocasiones puntuales en Turín.

La Juventus no ha deslumbrado, salvo excepciones, y ha tenido partidos muy decepcionantes. En muchas ocasiones le ha salvado la genialidad de figuras como Cristiano Ronaldo o Paulo Dybala.

«La Juventus no es fácil de conducir, tiene jugadores con grandes personalidades y tienes que demostrar que tú también», estimó el técnico italiano Fabio Capello al valorar el primer año de Sarri, considerando que el técnico ha tenido que adaptarse al club y no al revés.

«Hubiera querido tener jugadores para su fútbol, pero no los ha encontrado», apuntó.

– «Temporada extraña» –

Cuando el campeonato italiano fue suspendido en marzo por la pandemia del nuevo coronavirus, la Juventus era líder, pero con apenas un punto de ventaja ante una Lazio que parecía imparable.

Pero tras la reanudación del torneo a mediados de junio, la debilidad de la Lazio ayudó mucho a que la Juventus, pese a unos resultados irregulares y tras perder la final de la Copa de Italia ante el Nápoles, haya podido ser campeón.

Sarri admite que estamos en una «temporada extraña», que para él comenzó ya con un contratiempo de salud, no pudiendo sentarse en el banquillo por una neumonía.

Durante semanas y semanas, en el confinamiento, se pensaba que la Serie A no podría reanudarse, en un país especialmente castigado por la pandemia del coronavirus.

«Durante el confinamiento no podías descansar escuchando el sonido de las sirenas», relató Sarri sobre cómo vivió aquellos días de gran emergencia médica en Italia.

Para él, el camino al ‘Scudetto’ ha sido especialmente largo, desde que tuvo su primer trabajo como entrenador en Stia, un equipo de la octava división, en 1990.

Procede de una familia obrera, con un padre trabajador de la construcción, pero él pudo hacer carrera en la banca internacional.

Durante muchos años compaginó su trabajo en la Banca Monte dei Paschi di Siena, que le permitió conocer distintos países, con labor de entrenador en clubes modestos.

«Dejé de hacer el otro trabajo porque me aburría», explica Sarri, que valora poder ejercer su labor en algo que le «apasiona» totalmente.

Reivindica también su labor en el fútbol modesto.

«Me enfada cuando dicen que en Italia no he ganado nada. He logrado ocho ascensos de una división a otra. Todos ellos los hemos logrado en el campo. Puede ser algo pequeño comparado con la Champions League y el Scudetto, pero no es fácil», reivindicaba en el pasado cuando le recriminaban su falta de grandes títulos en su país.

Con el Nápoles, durante tres temporadas estuvo luchando por el título nacional, logrando dos subcampeonatos y un tercer puesto.

Ahora con la Juventus ha dado un paso más y puede presumir ya de saber qué significa lograr un ‘Scudetto’ con el equipo más laureado del país.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*