fbpx

Denver barren a los Lakers de LeBron James y jugará sus primeras Finales

A pesar de la épica resistencia de LeBron James, los Denver Nuggets vencieron este lunes 113-111 a Los Angeles Lakers y finiquitaron la eliminatoria por un global de 4-0, clasificando a sus primeras Finales de la NBA.

LeBron James logró 40 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias sin descansar un solo minuto, pero erró la última canasta del juego en un desesperado intento por seguir en la lucha por las undécimas Finales de su carrera.

El alero, de 38 años, tuvo la última posesión con 3 segundos en el reloj pero su atropellada entrada a canasta fue contenida entre Jamal Murray y Aaron Gordon y su forzado lanzamiento salió fuera para frustración de los 20.000 aficionados angelinos.

Los Nuggets de Nikola Jokic, que perdían por 15 puntos al descanso, culminaron la barrida y jugarán las Finales contra los Miami Heat o los Boston Celtics.

Los Heat, que tienen una ventaja de 3-0, también pueden sellar su clasificación en el cuarto partido, el martes en Miami.

Los Lakers, que fueron una de las sorpresas de estos playoffs, tenían por delante la misión casi imposible de levantar una desventaja de 3-0, una gesta que ningún equipo logró en la historia.

LeBron James, con cuatro anillos y 20 temporadas de la NBA a sus espaldas, trató de rebelarse ante una eliminación anunciada y el lunes salió dispuesto a lograr al menos una victoria que salvase el honor de los Lakers, la franquicia más laureada de la NBA con los Celtics.

El alero firmó una primera mitad estratosférica con 31 puntos, su récord en un partido de playoffs, pero su cruzada se estrelló contra otra espectacular actuación coral de los Nuggets, el mejor equipo del Oeste en la fase regular.

El serbio Nikola Jokic logró su octavo triple doble de estos playoffs con 30 puntos, 14 rebotes y 13 asistencias y el canadiense Jamal Murray aportó otros 25 tantos y 5 asistencias.

De esta forma Jokic, doble ganador del MVP, se hizo con el récord de triple dobles en una misma postemporada, que poseía el mítico Wilt Chamberlain con sus siete de 1967.

“Tenemos que seguir juntos, en los momentos altos y en los bajos. Si seguimos así, nos irá bien”, dijo Murray en la entrega del trofeo de campeones del Oeste a los Nuggets.

Denver rompió asi su barrera maldita de la final del Oeste, en la que se había estrellado en cuatro ocasiones, las tres últimas contra los Lakers (1985, 2009 y 2020).

 

– La resistencia de LeBron –

 

Tras la contundente derrota del sábado, el técnico Darvin Ham mandó de inicio al banquillo al base D’Angelo Russell después de tres nefastas actuaciones.

Los ajustes funcionaron para los Lakers en una primera mitad en la que se dejaron llevar por un LeBron James decidido a comenzar una histórica remontada.

El alero, que falló sus 13 primeros intentos de triple en la serie, encontró la inspiración y clavó sus cuatro lanzamientos del primer cuarto, incluido uno por accidente cuando trataba de enviar un pase bajo el aro a Rui Hachimura.

Compitiendo a máximas revoluciones, Lebron tuvo incluso un inusual encontronazo con su defensor Aaron Gordon que se zanjó con una técnica por cabeza.

Los locales conseguían su principal objetivo de aislar a Jokic a base de enviarle diferentes defensores, rescatando incluso a Tristan Thompson, viejo compañero de batallas de LeBron en los Cavaliers.

Con dos tiros libres, James llegó a su récord anotador en una primera parte de playoffs con 31 puntos (11/13). En ninguno de los tres partidos anteriores había alcanzado en total la treintena de puntos.

Los Lakers se fueron al vestuario con una máxima ventaja de 15 puntos (73-58) que se les escapó de las manos nada más comenzar la segunda mitad en una avalancha ofensiva de Denver.

Mientras el ataque de Lakers se ahogaba si no pasaba por James, Jokic se reactivó y todos los jugadores de los Nuggets colaboraron en un demoledor tercer cuarto que cerraron con un parcial de 36-16.

Los Lakers se jugaron la temporada en un último cuarto, que arrancaron cinco puntos por detrás.

A falta de cinco minutos, LeBron le sacó dos faltas en ataque seguidas a Jokic, que ponían al serbio al borde de la expulsión.

Tras cuatro tiros libres de Anthony Davis, el juego llegó con empate a 111 a un último minuto de infarto, en el que Jokic adelantó a los Nuggets y LeBron falló el último intento de los Lakers por forzar la prórroga.

gbv/ma

 

© Agence France-Presse

 

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*