fbpx

El Real Madrid pone en juego su imperio en el Mundial de Clubes de Marruecos

¿Alguien puede tumbar al Real Madrid? El club con más títulos planetarios pone en juego su imperio, del 1 al 11 de febrero en Marruecos, en un Mundial de Clubes que enfrentará a siete equipos en siete partidos, con el gigante blanco y el Flamengo partiendo desde semifinales.

Los seis reyes de las confederaciones de la FIFA competirán por suceder en el palmarés al Chelsea junto al Al-Ahly egipcio, subcampeón africano, que sustituye al ganador nacional, el Wydad Casablanca, que cedió su plaza como anfitrión al haberse proclamado también campeón continental.

El Al-Ahly abrirá el fuego en Tánger el miércoles en la primera ronda ante el Auckland City, un clásico de la competición que tiene el récord de participaciones, diez, como campeón de Oceanía.

 

– Los Sounders, peligroso debutante –

 

A priori la ‘cenicienta’ del torneo, el Auckland City tiene históricamente acento español, actualmente con Albert Riera en el banquillo y Gerard Garriga en el campo, tras la retirada hace un par de semanas de su capitán Ángel Berlanga. También cuenta con el veterano argentino Emiliano Tade.

El ganador del duelo inaugural se enfrentará en la segunda ronda con los Seattle Sounders, que pusieron fin a 17 años de reinado mexicano en la Concacaf batiendo a los Pumas en la final (global 5-2).

Primer representante de la pujante MLS en el ‘Mundialito’, en caso de victoria los Sounders jugarían con el Real Madrid en semifinales. Entre sus caras más conocidas, el goleador peruano Raúl Ruidíaz y su capitán, el mediapunta uruguayo Nicolás Lodeiro.

En el otro duelo de ‘cuartos’ chocarán el saudí Al-Hilal, último campeón asiático, y el Wydad Casablanca, flamante representante local, el equipo al que llevó a la cima el técnico Walid Regragui, que encadenó este éxito con el histórico cuarto puesto de la selección marroquí en el Mundial de Catar.

Desde enero el Wydad es dirigido por el tunecino Mehdi Nafti, que hasta octubre estuvo en el banquillo del Levante, en la segunda división española.

El Al-Hilal ha salido en los medios en las últimas semanas como posible nuevo destino de Lionel Messi, que firmaría en Arabia Saudita con un salario inédito como contrapunto a la llegada de Cristiano Ronaldo a su gran rival, el Al-Nassr. Especulaciones por el momento.

Mientras, debe contentarse con jugadores notables como el peruano André Carrillo, el argentino Luciano Vietto o el nigeriano Odion Ighalo.

 

– El Flamengo, en misión –

 

En semifinales aparecen los gigantes sudamericano y europeo. El Flamengo, virtuoso representante del ‘jogo bonito’ y con una legión de internacionales brasileños -Pedro, Everton Ribeiro, Gabriel Barbosa, David Luiz o Filipe Luis- espera en Tánger al ganador del Wydad-Al-Hilal.

El Flamengo parte en misión para terminar con los nueve títulos consecutivos europeos en el ‘Mundialito’, desde que ganara el Corinthians en 2012 en una final ante el Chelsea con David Luiz vestido de azul.

“El Real Madrid es favorito en todas las competiciones en las que participa por su historia, su conocimiento, lo completo que es y la calidad de sus jugadores. Pero en el fútbol puede pasar cualquier cosa”, avisó el veterano central de 35 años en una entrevista con la FIFA.

En Rabat entrará en liza el Real Madrid, club con más títulos planetarios, con cuatro ‘Mundialitos’ y tres Intercontinentales, la competición que precedió al actual formato.

El equipo español, único con tres éxitos consecutivos en el torneo (2016, 2017 y 2018), ya conoció la gloria en Marruecos (2014). Ahora regresa tras reconquistar la Champions, la 14ª en su interminable palmarés.

A pesar de algún resbalón en la cuesta de enero, con un Karim Benzema que recupera su nivel tras perderse por lesión el Mundial y los brasileños Vinicius y Rodrygo en plena madurez pese a su juventud, el Real Madrid será de nuevo el equipo batir en un torneo que en 2025 ampliará su número de participantes en una ambiciosa reforma.

 

pm/dr

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*