fbpx

Vingegaard rey del Tour, el Jumbo imperial

A sus 25 años, Jonas Vingegaard conquistó este domingo en los Campos Elíseos su primer Tour de Francia, fruto del dominio hegemónico del Jumbo simbolizado por la fuerza y el talento del belga Wout van Aert.

Esta victoria, “es simplemente enorme para mí, es increíble”, afirmó el danés, visiblemente emocionado en los Campos Elíseos y que agradeció a su equipo el trabajo realizado: “Teníamos un plan y lo seguimos al pie de la letra, todos mis compañeros se superaron”.Espectacular, rápido y agotador para los 135 supervivientes. El Tour, cuya 21ª y última etapa fue ganada por el esprínter belga Jasper Philipsen, permanecerá en la historia por el nuevo récord de velocidad media (42 km/h), la intensidad de las batallas diaria y también por ser la primera derrota del esloveno Tadej Pogacar, vencedor en las últimas dos ediciones.

Gran favorito en la salida en Copenhague, el pasado 1 de julio, el joven esloveno de 23 años justificó su estatus a lo largo de la primera semana y en la entrada a los Alpes.

Hasta los cinco últimos kilómetros del Col du Granon, el punto de inflexión en medio de un austero escenario de alta montaña y la toma de poder de su rival danés, segundo en el Tour 2021, que ya no volvería a soltar el maillot amarillo.

“Cometimos, mi equipo y yo, muchos pequeños errores. He aprendido mucho en este Tour”, reconoció Pogacar, que espera mantener su espíritu valiente y seguir fiel a su forma ofensiva de correr.

Vingegaard, por su parte, también cometió errores, rozó la caída en varias ocasiones. Pero se rehízo con la ayuda de su equipo y sobre todo de un fiel y omnipresente Van Aert.

 

– Van Aert comandante en jefe –

 

El belga, decisivo en varias ocasiones y ganador de la clasificación por puntos, le salvó de la confusión en la etapa del pavés, fatal para Primoz Roglic, el otro líder del equipo Jumbo, antes de liderar a menudo el pelotón permitiendo o no las escapadas en función de quiénes las componían.

Vingegaard ha aprendido a ganar y a superar su vulnerabilidad a nivel mental.

A falta de autoridad o de carisma, el danés seduce a sus compatriotas, que le tributaron una ovación a la salida desde Copenhague. Ahora le espera “una semana loca” en su país, y se interroga sobre las consecuencias de este salto de nivel en su vida.

Lejos de cualquier exceso de confianza, se muestra decidido a regresar a por una segunda victoria. Sin marcarse un objetivo de una serie de victorias récord. Lógico en un corredor que antes de este Tour apenas contaba con siete victorias como profesional.

 

– “Muy impresionante” –

 

Más allá de las cifras y de la velocidad media, el Tour dio lugar a una pelea casi diaria en cada una de las 21 etapas, una lucha encarnizada a raíz de las estrategias ofensivas de los principales equipos.

“Muy impresionante”, reconoció el director del Tour Christian Prudhomme.

Aunque demasiado quizá para un pelotón vulnerable a las altas temperaturas, a menudo compañeras a lo largo de las tres semanas, al igual que el covid-19, que envió a casa antes de tiempo a 17 corredores (de los 176 en la salida).

Pero, como aseguró el galés Geraint Thomas, cuya formación Ineos puede consolarse con la general por equipos y un tercer puesto en el podio, los equipos son cada vez más profesionales, en busca de mejor el rendimiento por todos los medios, y los corredores cada vez más preparados para esta aventura homérica que es el Tour.

Y el Tour cambia con los tiempos, pero conserva un inigualado grado de exigencia.

 

jm/rbo/iga/mcd

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*