fbpx

Endrick permite a Dorival un debut soñado con Brasil en Wembley

El debut del técnico Dorival Júnior en la selección brasileña comenzó con un esperanzador triunfo contra Inglaterra por 1-0, este sábado en un amistoso en Wembley, en Londres, gracias a un gol a diez minutos del final de Endrick.

El joven Endrick, de 17 años, que había entrado en juego en el minuto 71 y que se unirá al Real Madrid al final de temporada procedente del Palmeiras, anotó poco después (80), en un contragolpe, tras recoger un rechace del portero inglés, Jordan Pickford, tras remate de Vinicius.

Endrick, que había sustituido a Rodrygo, futuro compañero suyo en el Real Madrid, anotó su primer tanto en su tercer partido con Brasil, tras una jugada iniciada por Andreas Pereira, que también había entrado poco antes por Lucas Paquetá.

Con 17 años y 246 días, Endrick es el cuarto goleador más joven de la historia de la selección brasileña, en una clasificación encabezada por Pelé, que anotó en 1957 con 16 años y 257 días.

 

– Peligroso al contragolpe –

 

El tanto hizo justicia a los méritos de Brasil, que creó más ocasiones de peligro, sobre todo en contragolpes.

De este modo, Dorival Junior, extécnico del Sao Paulo, de 61 años, que se hizo cargo de la Canarinha en enero, pone fin a una racha de cuatro partidos sin victoria de Brasil.

La selección sudamericana inició además con buen pie los dos partidos programados en Europa, antes de jugar el martes en Madrid contra España, que perdió el viernes en Londres en otro amistoso contra Colombia (1-0).

Brasil, que suma ahora doce victorias, once empates y cuatro derrotas con Inglaterra, en 27 partidos, se impuso a la selección europea después de catorce años y tres encuentros sin hacerlo, cuando ganó en 2009 en Doha en un amistoso por 1-0.

Dorival Júnior decidió ser valiente en su estreno poniendo en el once titular a tres debutantes como el portero Bento, el central Beraldo y el centrocampista João Gomes.

Además colocó a dos hombres en punta, como los madridistas Vinicius y Rodrygo para aprovechar su velocidad en eventuales contragolpes.

Y esa apuesta casi le da sus frutos en el minuto 12 cuando en un contragolpe, Paquetá, que volvía a la selección tras varios meses ausente, habilitó a Vinicius, quien se deshizo del portero rival y su remate fue sacado cerca de la línea por Kyle Walker.

Vinicius, muy activo por izquierda, tuvo poco después otro acercamiento, cayendo dentro del área en un forcejeo con Walker en el que reclamó penal.

Dorival apostaba por buscar rápidos robos de balón en el centro del campo para construir rápidos contragolpes.

Con ese objetivo nutría de hombres la medular, haciendo a sus laterales Wendell y Danilo avanzar un poco su posición, dejando solo atrás a los centrales Beraldo y Fabrício Bruno.

Aunque Inglaterra tenía la posesión de la pelota, Brasil movía el balón con rapidez y creaba más ocasiones, como un disparo al poste de Paquetá en el minuto 34.

 

– Bajas en ambos equipos –

 

En la ambiciosa apuesta de Dorival Júnior, Raphinha, que hacía las veces de tercer atacante, aprovechó un error de Harry Maguire pero su disparo pasó rozando uno de los postes.

Ambos equipos llegaban con muchas bajas por lesión, pero Inglaterra parecía acusar más las ausencias.

Brasil se mostraba seguro en defensa pese a las bajas de Marquinhos y Gabriel Magalhães.

Inglaterra, impreciso en ataque, sentía más la falta de un hombre de área, tras caerse a última hora de la lista los delanteros Bukayo Saka, Cole Palmer y, sobre todo, Harry Kane.

En la segunda mitad, Inglaterra quería llevar la iniciativa, mientras Brasil confiaba en sus rápidos movimientos.

Y la auriverde tuvo la primera gran ocasión del segundo tiempo, pasada la hora de partido, cuando Bruno Guimaraes habilitó al primer toque a Paquetá, cuyo disparo con efecto pasó cera de uno de los postes.

Después llegó el gol de Endrick, que puso fin a una racha de diez partidos sin derrota de Inglaterra.

 

psr/pm

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*