fbpx

Jokic impone su ley en primer triunfo de Nuggets en las Finales de la NBA

Con un magistral triple doble de Nikola Jokic, los Denver Nuggets derrotaron este jueves 104-93 a los Miami Heat en el primer partido de su historia en unas Finales de la NBA.

Jokic, dos veces MVP de la NBA, firmó 27 puntos, 10 rebotes y 14 asistencias para que los Nuggets tomaran una ventaja de 1-0 en estas Finales al mejor de siete partidos.

Los Heat de Jimmy Butler (13 puntos), sobrepasados por la ofensiva de los Nuggets, pagaron el esfuerzo de la extenuante pasada ronda ante los Celtics y ahora tratarán de igualar la serie en el segundo partido del domingo.

Con una semana más de descanso que su rival, los Nuggets confirmaron por qué son los grandes favoritos al anillo a pesar de los peligros que plantearán los Heat, un equipo que arrancó estos playoffs como el octavo sembrado de la Conferencia Este y dejó en el camino a candidatos como los Bucks y los Celtics.

Tras sobrevivir el lunes al séptimo partido de la final del Este en Boston, los Heat no tuvieron energía ni ideas para imponerse en el Ball Arena de Denver, donde casi 20.000 aficionados rugieron a lo grande tras casi medio siglo de espera para vivir unas Finales.

“Respetamos mucho a este equipo. Sólo queríamos dar el primer golpe”, subrayó Jokic. “En las tres primeras rondas, ellos ganaron el primer partido fuera de casa y no queríamos que eso ocurriera hoy y y creo que hicimos un buen trabajo”.

Antes que Jokic, solo un jugador en la historia (Jason Kidd en 2002) había firmado un triple doble en su primer partido en unas Finales.

Desde el primer minuto, el pívot serbio dio una clase maestra de dirección de juego activando a las otras armas ofensivas de los Nuggets, principalmente el base Jamal Murray, que terminó con 26 puntos y 10 asistencias, y el alero Michael Porter Jr, con 14 tantos y 12 rebotes.

Miami, que llegó a tener una desventaja de 24 puntos, nunca renunció a su espíritu ultracompetitivo y se acercó a nueve puntos (96-87) a dos minutos y medio del final pero Jokic y Murray no dejaron que el primer triunfo se escapara de Denver.

 

– Extenuados Heat –

 

Con las piernas más frescas y más adaptados a la altura de Denver (1.600 metros sobre el nivel del mar), los Nuggets tomaron rápidamente amplias ventajas en el marcador.

Leyendo a la perfección el partido, Jokic se concentró en el arranque en crear opciones para sus compañeros. El serbio apenas hizo su primer lanzamiento a canasta a tres segundos del final del primer cuarto, después de repartir hasta seis asistencias.

“No necesito tirar ni anotar para influir en el juego. Creo que hoy he hecho un buen trabajo”, subrayó el serbio.

De esta forma, el ala-pívot Aaron Gordon (16 puntos) pudo explotar su mayor envergadura respecto a sus defensores para darse un festín anotador en el primer cuarto.

Jamal Murray, que vive unos espectaculares playoffs tras perderse todo la campaña pasada por lesión, tomó el relevo de Gordon en ataque mientras Jokic iba poco a poco tomando también protagonismo en la anotación.

A pesar del gran partido de Bam Adebayo (26 puntos y 13 rebotes), los Heat no encontraron respuestas para contener la ofensiva de Denver y vivieron todo un naufragio en el tiro exterior, un aspecto en el que habían basado sus triunfos en esta postemporada.

Entre Caleb Martin, la gran sensación de la pasada eliminatoria, Duncan Robinson y Max Strus se combinaron para una catastrófica estadística total de 6 puntos y 2/23 en tiros de campo.

Jimmy Butler, extenuado tras promediar 40 minutos de media en estos playoffs a sus 33 años, no pudo ser esta vez el héroe de su equipo en el arranque de su segundo asalto al anillo de la NBA.

gbv/cl

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*