fbpx

Con una épica remontada, Boston se adelanta 1-0 a Warriors en las Finales de NBA

Los Boston Celtics vencieron este jueves 120-108 en la cancha de los Golden State Warriors en el primer partido de las Finales de la NBA gracias a una asombrosa remontada en el último cuarto liderada por el dominicano Al Horford.

Los Warriors de Stephen Curry (34 puntos) tenían una ventaja de 12 puntos al iniciar el último cuarto cuando entraron en colapso al ver cómo los Celtics les arrollaban con una racha de 17-0 ante el atónito público del Chase Center de San Francisco (California).

Debutando con 36 años en unas Finales, el dominicano Al Horford logró 26 puntos y 6 triples que compensaron una noche discreta del estelar Jayson Tatum, que se quedó en 12 puntos (3/17 en tiros de campo) y 13 asistencias.

«Ha sido muy divertido», dijo Horford, que anotó 9 de 12 tiros de campo y sumó también 6 rebotes, 3 asistencias y un robo. «No ha sido nuestro mejor partido, pero hemos seguido luchando y encontrando diferentes maneras de conseguir esta victoria».

Ningún equipo en la historia había ganado un partido de las Finales por más de 10 puntos después de entrar al último cuarto con una desventaja de dos dígitos.

La remontada culminó un trepidante inicio de las Finales entre los mejores equipos de los playoffs, que se combinaron para un total de 40 triples.

El escolta Jaylen Brown, con 10 de sus 24 puntos en el inicio del último cuarto, y el base suplente Derrick White, con 21 puntos y 5 triples, brillaron también para los Celtics, que nunca se rindieron pese a estar en desventaja gran parte del partido.

Dirigidos por el técnico novato Ime Udoka, los Celtics compiten por su primer anillo desde 2008 y ninguno de sus jugadores había jugado un solo partido de las Finales.

Los Warriors, en cambio, no pudieron aprovechar la experiencia de pelear por sexta vez por el título en los últimos ocho años, con el mismo núcleo de líderes que forman Curry, Klay Thompson (15 puntos) y Draymond Green (4 puntos y 11 rebotes).

«Jugaron un último cuarto tremendo, hay que reconocérselo. Es tan simple como eso», dijo el entrenador de Golden State, Steve Kerr.

«Va a ser duro ganar a Boston si meten 21 triples, 11 de ellos entre Horford y White. Estos chicos metieron cada tiro difícil en el último cuarto», señaló.

«Pero esto es una final a siete partidos», recordó el técnico de los Warriors, que tratarán de igualar la eliminatoria el domingo de nuevo en el Chase Center.

 

– Primer cuarto de récord –

 

Celebrando el regreso a las Finales tras dos temporadas de travesía en el desierto, Stephen Curry hizo disfrutar al Chase Center con un primer cuarto de récord.

A sus 34 años, el base inauguró el marcador de las Finales con un triple y luego sumó cinco más tan solo en el primer cuarto, que concluyó con 21 puntos.

Esos 6 triples, en ocho intentos, son el récord para un cuarto de un juego de las Finales mientras que nadie había logrado sumar 21 puntos en un primer parcial de un partido por el título en el último medio siglo.

Ni siquiera Marcus Smart, el Mejor Jugador Defensivo de la temporada, lograba frenar la exhibición de Curry, quien lideró a los Warriors a tres anillos (2015, 2017 y 2018) sin ser reconocido con un premio MVP (Jugador Más Valioso) de las Finales.

Sin noticias de su estrella Tatum, Boston resistió el bombardeo de triples de Curry y la presión desde las gradas del Chase Center.

Los Celtics comenzaron a ajustar su temible defensa y a dominar ambas pinturas y pasaron de estar 10 puntos abajo a mediados del segundo cuarto a irse al descanso con ventaja en el marcador (56-54).

Pero a la vuelta del vestuario, los Warriors protagonizaron un tercer cuarto tan eléctrico como los de sus mejores tiempos.

Curry, que no había anotado un punto en el segundo cuarto, retomó el recital con triples y canastas de fantasía como una bandeja en la que elevó la pelota a la altura de la parte superior del tablero.

Mientras Steve Kerr sonreía en el banquillo local, Boston apretaba los dientes para no quedarse atrás después de estar 15 puntos abajo (72-87).

Con la celebración en marcha en el nuevo Chase Center, que vivía por primera vez unas Finales, llegó la inesperada debacle de los Warriors.

Jaylen Brown prendió la mecha con 10 puntos iniciales y Al Horford clavó tres devastadores triples consecutivos mientras los Warriors perdían balones y fallaban hasta los tiros libres.

Aprovechando el cortocircuito ofensivo de Golden State, Boston no quitó el pie del acelerador hasta firmar un devastador parcial de 40-16 en el último cuarto con el que se apoderaron del primer triunfo.

En las cinco Finales seguidas disputadas entre 2015 y 2019, los Warriors solo perdieron el primer juego en la última de ellas, que acabaron perdiendo ante los Toronto Raptors.

gbv/cl

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*