fbpx

Tragedia con doce muertos en estadio de la capital conmueve a El Salvador

La estampida de aficionados que la noche del sábado dejó doce muertos en el estadio Cuscatlán, en San Salvador, durante un partido del torneo local de fútbol, ha provocado sensibles traumas entre los sobrevivientes y conmoción en El Salvador.

“Estoy traumado por ver la gente tirada, muerta, morada, pues todo su rostro patiado (pisoteado), eso quedó para la historia”, relata a la AFP Fredy Alexander Ruiz, de 28 años, sobreviviente de la avalancha humana.

Como aficionado del Alianza, que enfrentaba al FAS por los cuartos de final del torneo Clausura, Ruiz, que trabaja en una venta de repuestos, quería disfrutar con un par de amigos del encuentro pero se encontró con la avalancha humana.

El percance ocurrió cuando apenas habían transcurrido unos 10 minutos del cotejo que fue suspendido y hasta los jugadores se sumaron a las tareas de auxilio.

“Tenía como cinco (personas) encima que me estaban ahogando, y entre más sentía más pesado y ya no aguantaba la respiración, ya me estaba ahogando (y) gracias a Dios le pude agarrar un pie a un policía y junto a otro amigo me sacaron”, recordó.

Tras ser estabilizado con oxígeno y suero en el hospital Rosales, en San Salvador, Ruiz deberá ahora reponerse de las lesiones que tiene en el hombro derecho, costilla y columna.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, dijo que la Policía y la Fiscalía realizan una “investigación exhaustiva” para determinar quiénes son los responsables de esta tragedia.

“Todos serán investigados: equipos, directivos, estadio, boletería, liga, federación, etc. Sean quiénes sean los culpables, no quedarán en la impunidad”, dijo Bukele en su cuenta en Twitter.

El fiscal general, Rodolfo Delgado, informó que las investigaciones incluyen “la actuación” de EDESSA, la empresa privada que administra el estadio Cuscatlán, el principal coliseo deportivo del país.

Casi 24 horas después de la tragedia la Fiscalía no reportaba detenciones.

El balance de la fatídica jornada, según el informe preliminar del director de la Policía Nacional, Mauricio Arriaza, es de nueve personas muertas dentro del estadio y tres más en los hospitales de la capital.

Según el cuerpo de seguridad, “las primeras informaciones apuntan a una estampida de aficionados que trató de entrar a ver el partido entre Alianza y FAS” violentando uno de los portones de la zona sur del estadio.

Este domingo, familiares de las víctimas aguardaban frente al forense Instituto de Medicina Legal la entrega de los cadáveres de las víctimas.

 

– Descansen en paz –

 

La noche del domingo medio centenar de aficionados aglutinados en la Barra Brava del Alianza junto a una banda de música instalaron un altar a un costado del estadio Cuscatlán para rendir homenaje a las víctimas.

“Descansen en paz” consignaba una pancarta pegada en la pared del estadio donde además depositaron flores y encendieron doce velas en representación de los doce fallecidos.

Tras rezar una oración los aliancistas se retiraron, algunos lloraban.

 

– No volverán al estadio –

 

“Me cayeron un gran montón de gente encima, no podía ni respirar, me estaban ahogando”, contó Sandra Guzmán, de 40 años, a la AFP la madrugada de este domingo cuando salía del hospital Rosales.

Cuando estaba frente al portón narró que “la gente me empujaba para meterse (al estadio), ya no me dieron chance de retroceder, cuando vine a ver entré en crisis, tenía mucha gente encima. Me desmayé, cuando vine a despertar estaba en el hospital”.

Con un vendaje en la rodilla izquierda Sandra salió caminando con dificultad del hospital acompañada de su amigo Javier Ramírez, de 31 años.

Ambos confiesan que “primera y última vez” que les pasa un percance porque no volverán al estadio.

 

– Pésame de la FIFA –

 

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no tardó en manifestar su pésame “a los familiares y amigos” de los fallecidos.

“Nosotros, junto con la FIFA y la comunidad mundial del fútbol, acompañamos en el sentimiento a todas las personas afectadas, así como a la gente de la República de El Salvador, la Concacaf, la Federación Salvadoreña de Fútbol y la Primera División de Fútbol de El Salvador en estos difíciles momentos”, añadió Infantino en su comunicado.

El presidente del comité de Regularización de la Federación Salvadoreña (Fesfut), Humberto Sáenz, anunció que el lunes tendrán una reunión virtual con delegados de la FIFA.

La Fesfut, según Sáenz, busca “entender que fue lo que de verdad sucedió” para que la tragedia del sábado “nunca más vuelva a suceder”.

 

– Más de 500 atenciones –

 

En cuanto a las personas auxiliadas, “preliminarmente se manejan más de 500 atenciones” que se concentraron en el sector de “sol popular” del estadio, con capacidad para unas 35.000 personas, declaró el portavoz de la agrupación de socorro Comandos de Salvamento, Carlos Fuentes.

Unas 88 personas en mayor estado de gravedad fueron trasladas a hospitales nacionales y del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, algunos presentaban signos de asfixia y otros “diferentes tipos de traumatismos”.

Protección Civil informó este domingo que la mayoría de los hospitalizados “ya fueron dados de alta”.

En cuanto a cómo se inició el incidente, Fuentes dijo que “al parecer cayó uno de los portones del sector de sol y eso hizo que la gente se aglomerara”.

cmm/gfe/avl/zm/cl/ma/atm

© Agence France-Presse

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*