fbpx

Hernán Medford: “Aquí no hay milagros, no hay suerte, es calidad”

El técnico del Herediano Hernán Medford habló este martes en conferencia de prensa luego de asegurar la Gran Final con su equipo tras la victoria ante el Municipal Grecia a razón de 1-2.

Medford no dudó en destacar la labor de su equipo durante todo el campeonato, quienes además de asegurar la Gran Final, lo hicieron sin perder un solo juego tras 15 fechas de las 16 programadas.

“Felicidades a los muchachos, el liderato y todavía invictos es importante, confirmamos que Heredia es un gran equipo, obviamente viene lo más importante todavía pero el fútbol hay que vivirlo en la actualidad y la actualidad es que somos líderes del campeonato”, comentó.

El estratega aseguró que la clave del éxito de los rojiamarillos no se debe a milagro ni suerte, se debe al esfuerzo y el trabajo duro dentro de la institución, tanto en la cancha como fuera de ella.

“Aquí no hay milagros, no hay suerte, no hay nada, es calidad, calidad de trabajo de parte del cuerpo técnico, calidad de trabajo de los jugadores y calidad de trabajo lo ha tenido la gerencia deportiva y los directivos, simplemente es calidad”, agregó.

Medford declaró que a pesar de las ausencias por selección y lesiones no son de peso en el plantel del Herediano, ya que si bien es cierto que son jugadores importantes, el timonel sabe que ninguno es más que otro por lo que alguien más podrá reemplazarlo fácilmente si cumple con la misma calidad.

“El fútbol no es de cantidad, sino de calidad, ellos han disfrutado el momento, todos estuvieron metidos, para mí todos son importantes, los que vienen de selección son importantes, esa filosofía me ha llevado que los jugadores lo demuestren en la cancha, aquí puede jugar cualquiera y luego me tocará a mi decidir lo que viene”, declaró.

Los florenses llegan clasificados y con la final asegurada para el próximo duelo ante San Carlos en el Coyella Fonseca el próximo domingo a las 3 de la tarde.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*